Compartir

Una historia de reconciliación

Esta es una historia de cambio, de una selección que entendió que se la tenía que jugar por la paz y la confianza

La pasión con la que las barras viven el fútbol es un fenómeno difícil de interpretar. La recurrencia a la violencia hizo que la policía tuviera que entrar a mediar. Hoy, la historia ha cambiado y todos juegan para el mismo equipo.