Compartir

Por Alejandro Villanueva

El Color de la Pasión, entre los hinchas con verdadero aguante y los clasiqueros que van al estadio solo a ver victorias.

Hoy el fútbol es mucho más que un simple deporte, no es solo una afición televisada que en lenguaje de moda define las tendencias de miles de adeptos, es una práctica social que en el contexto de lo global busca asumir nuevamente las raíces de lo local, es decir, abundan los hinchas colombianos  de  clubes europeos en especial los de Inglaterra, Alemania, Italia o España. Ellos sufren y disfrutan según los resultados y los títulos obtenidos por aquellas divisas, es más, se hacen asociaciones con poco sentido y basadas en especulaciones entre por ejemplo el Chelsea FC y Millonarios o el Arsenal y Santa Fe. Se llevan orgullosamente las casacas de los clubes europeos como si este hecho representara un ascenso social y nos limpiara un poco de esa esencia mestiza que nos acompaña desde hace mucho. Es como si de esta manera mostráramos cada vez nuestro complejo como un pueblo sin orgullo o identidad.

 

 

Sería bueno ver algún día a los Ingleses, Alemanes o Españoles llevando la camiseta de los equipos colombianos, y que además siguieran con tanto ímpetu sus acciones, pero esto no es más que un mal sueño vestido de ironía.

 

 

Ser un verdadero barrista supone acompañar al equipo, viajar en Colombia o ir al exterior; es reír, gritar, llorar, luchar y sacrificar muchas cosas; pero algo muy importante es conocer la historia del club, sus anécdotas y los acontecimientos que han edificado una identidad, una forma de vida y una pasión de muchos.

 

 

No hay antecedentes en la televisión de Colombia y del mundo de una serie documental con forma de concurso ciudadano donde los barristas se encuentren con el fin de probar quien puede construir mejores procesos sociales culturales  y artísticos; es meritorio el ejercicio de convivencia donde las barras futboleras que históricamente han sido antagónicas, que incluso en el pasado se han agredido mutuamente se puedan sentar en un mismo lugar para hablar de sus amados equipos, midiéndose sanamente en una apisonada competencia de conocimientos profundos de cada una de sus divisas demostrando que un verdadero hincha, fanático o barrista es aquel que posee sólidos conocimientos del deporte rey, ósea, el fútbol.

 

 

En este interesante proyecto, El Color de la Pasión, se valora de manera original las iniciativas o procesos sociales de los distintos colectivos barristas del país, observando, evaluando y retroalimentando sus proyectos artísticos, organizativos, sociales y de conocimientos con el fin de premiar a la mejor barra de Colombia con una sede social, que esta sea el punto de desarrollo de sus comunidades en las diferentes ciudades de la geografía nacional.

 

 

 

Alejandro Villanueva Bustos.

Investigador social del Fútbol.