Compartir

La banda está de fiesta

Previa

  • Reglas: mejor canción

  • Holocausto Norte: preparación y previa mejor canción

  • La Banda Tiburón: preparación y previa mejor canción

  • Comandos Azules: preparación y previa mejor canción

  • Barón Rojo Sur: preparación y previa mejor canción

  • La Guardia Albi-Roja Sur: preparación y previa mejor canción

  • Rexixtenxia Norte: preparación y previa mejor canción

Prueba

  • Comandos Azules: mejor canción

  • Frente Radical Verdiblanco: mejor canción

  • Holocausto Norte: mejor canción

  • La Banda Tiburón: mejor canción

  • La Guardia Albi-Roja Sur: mejor canción

  • Rexixtenxia Norte: mejor canción

  • Barón Rojo Sur: mejor canción

Deliberación

  • Veredicto final: prueba mejor canción

La banda está de fiesta

Haber visto a los integrantes de las barras componiendo canciones desde su música y letra fue una reflejo del talento que se respira en estos colectivos. No es cosa nueva. Menos de El Color de la Pasión que a la hora de la verdad solo busca dar luz a unas acciones juveniles que durante años han estado bajo el manto de la oscuridad. Busca promover la competencia sana entre las barras registrando lo que hacen a diario.

 

 

Las murgas son el alma de las barras. Gracias a ellas la tribuna se convierte cada semana en un carnaval. Las barras argentinas son gestoras en Latinoamérica de esta fiesta. Cuando menos pensamos su tradición cumbiera, la influencia del rock, del ska y de otros géneros estaba inmersa en los estadios con adaptaciones que hablaban del amor al equipo. El folklore se convirtió en parte de la cultura gaucha.

 

 

Copiar lo bueno tiene sentido. Y entonces poco a poco las barras colombianas fueron adaptando canciones con letras que hablaban de ese estilo de vida apasionada que lleva el barrista; de los amigos que se llevó la violencia; de su historia; del sueño de ganar una Copa Libertadores. Luego, con el tiempo, se dieron cuenta que la riqueza musical de Colombia tenía mucho para ofrecerles y hoy en día no es raro escuchar adaptaciones de canciones que pueden ir desde Lucho Bermúdez hasta Shakira. Paseos, bullerengues, salsas y champetas retumban llenas de pasión en las tribunas populares.

 

 

Pero quizás lo más interesante fue ver como muchos barristas se dieron cuenta que era mejor negocio portar una trompeta que un cuchillo. Y así, la murga consiguió un lugar determinante en la barra y sus miembros un estilo de vida que hizo aún más valida su pasión. Se transformaron los liderazgos. También los viajes y las noches.

 

 

La mayoría de las barras han sacado cds, algunas tienen agrupaciones de rock y otros géneros  y escuelas de formación musical donde les ofrecen a los más chicos una buena manera de aprovechar su tiempo libre y explotar su talento.

 

La Murga del Indigente siempre se ha considerado una de las mejores de Colombia y un trabajo de años, incluso con el apoyo de la Secretaría de Gobierno de Medellín, se vio reflejado en su primera prueba que los llevó a lo más alto del podio.

 

 

La Hinchada de los Cantos sacó a relucir el sabor caleño y con un segundo puesto demostró porque en El Color de la Pasión están luchando para conseguir la financiación  de una escuela musical que les ayude a fortalecer la barra y a combatir la violencia y la exclusión que se respira en sus barrios.

 

 

El Sonido Cardenal, con una canción llena de investigación, un ensamble casi perfecto, una letra sentida y un aguante difícil de encontrar,  - reflejo de una barra que ha decidido ofrecer una mejor calidad de vida a sus integrantes- ganó un merecido tercer puesto que la deja en lo más alto de la tabla y con un punto invisible para la segunda ronda.

 

 

Barón Rojo Sur y La Banda del Tiburón deberán jugarse  la vida en la próxima prueba (Mejor Mural) si quieren pasar a la segunda ronda y no quedar eliminados del programa.

 

 

Y para El Frente Radical, primera barra eliminada del programa, solo hay palabras de agradecimiento por haber aceptado esta invitación. No hay duda que esta barra se ha convertido en una opción para muchos jóvenes en Cali que sueñan con un país más incluyente y apasionado. Desde el día en que los conocimos y nos abrieron sus puertas nos dimos cuenta de que eran una de las mejores barras del país y que su equipo se debe sentir agradecido de tenerlos cerca. Ojalá nos veamos pronto y sigamos soñando, por medio del fútbol y del aguante, con una mejor Colombia.